sábado, 26 de agosto de 2017

Verónica

Verónica

Director: Paco Plaza

Actores: Sandra Escacena, Ana Torrent, Bruna González, Claudia Pacere, Iván Chavero, Sonia Almarcha, Maru Valdivieso

Guión: Paco Plaza y Fernando Navarro

Productores: Enrique López Lavigne y Carla Pérez de Albéniz

Montaje: Martí Roca

Fotografía: Pablo Rosado

Música: Chucky Namanera (Eugenio Mira)

Producción: Apaches Entertainment, TVE


En 2007 REC y El Orfanato elevaron el terror español hasta su máximo exponente y parecía que corrían aires de renovación con la nueva generación de directores para un género poco afortunado en nuestro país. Sin embargo ese boom se desinfló rápidamente y salvo contadas excepciones como Mientras Duermes del mismo Balagueró, el género del terror ha vuelto a decaer en nuestro país. Ha tenido que ser Paco Plaza, la otra mitad responsable del fenómenos REC, la que vuelva a demostrar que en éste país se puede hacer cine de género con un nivel de calidad que no tiene nada que envidiar a nadie.

Verónica está basada en una historia real, y si algo hay que destacar precisamente de ella es su autenticidad, y lo dice alguien que tenía una edad cercana a la de la protagonista en la época que sucede la acción, años en que "jugábamos" a la Ouija si, y todo parece tan real y tan cercano que nos lleva a retroceder en el tiempo y a tener la sensación de que todo lo que ocurre en la pantalla está sucediendo en realidad. 
Pero lo que dota aún más al film de esa sensación de realidad es que se toma todo el tiempo del mundo para mostrarnos a nuestra protagonista y su familia, a establecer conexiones entre ellos consiguiendo que nos sean cercanos. La excelente labor de casting hace el resto, desde la espectacular Sandra Escacena capaz de sostener las escenas más complicadas sobre sus hombros, hasta un conjunto de niños que consiguen crear lazos de auténtica familia entre ellos formando un universo infantil absolutamente creíble. Junto a ellos, Ana Torrent en un pequeño papel que sirve para dar cohesión y autenticidad (aún más) a esa familia desestructurada, y demuestra que sigue teniendo la mejor mirada de todo el cine español.



Con estos ingredientes principales Paco Plaza construye una historia en la que la tensión se va abriendo paso en el costumbrismo del Madrid más cañí y donde se llega al terror no por las escenas puntuales (que también las tiene), si no por la acumulación de un ambiente opresivo y una sensación de desasosiego continuo que te va hundiendo sobre la butaca. A pesar de ello el director valenciano se deja varias escenas donde demostrar su poderío tras la cámara como la excepcional secuencia del Simon o el potentísimo climax final que sin duda pasará a formar parte de la memoria de todo amante del género. Si tengo que ponerle algún pequeño pero al film sería esa manía recurrente de utilizar flashbacks explicativos, innecesarios la mayoría de las veces como en este caso, ya que la película ha ido dejando suficientes pistas por el camino como para que el espectador junte las piezas por sí mismo.

La música de Chucky Namanera, seudónimo del director Eugenio Mira (gracias @Javiotone), se adapta perfectamente a los momentos más tensos, mientras Héroes del Silencio acompaña los más cotidianos dando de nuevo un punto más de veracidad. Pablo Rosado fotografía fielmente ese Vallecas obrero de los noventa y se luce cuando el tono gira hacia el fantástico



Decir que Verónica es una de las mejores películas españolas de los últimos tiempos sería cierto, pero también quedarnos cortos, y es que poco o nada tiene que envidiar este film al aclamado (con razón) cine de terror europeo o a los productos que nos llegan de Hollywood, creo que desde Expediente Warren no disfrutaba tanto en una sala de cine con una película de terror, así que si, celebremos que hay directores como Paco Plaza, que en España se hacen películas como esta, porque esto es cine de primera categoría, no os la podéis perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario