sábado, 4 de noviembre de 2017

Thor: Ragnarok

Thor: Ragnarok

Director: Taika Waititi

Actores: Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Anthony Hopkins, Mark Ruffalo, Idris Elba, Karl Urban, Tessa Thompson, Jeff Goldblum, Benedict Cumberbatch

Guión: Eric Pearson, Craig Kyle, Christopher Yost

Productores: Kevin Feige, Victoria Alonso, Brian Chapek, Louis D'Esposito, Thomas M Hammel, Brad Winderbaum

Montaje: Zene Baker, Joel Negron

Fotografía: Javier Aguirresarobe

Música: Mark Mothersbaugh

Producción: Marvel Entertainment, Marvel Studios, Walt Disney Pictures

Thor: Ragnarok es la decimoséptima película del universo cinematográfico compartido de Marvel, el famoso MCU, la tercera aproximación al personaje y la traslación de uno de los arcos argumentales más importantes, y pese a todo esto, o tal vez por todo esto el Dios del trueno sigue sin encontrar su rumbo.

Tras la aburrida e intranscendente Thor y la enormemente fallida Thor: The Dark World, Marvel ha querido dar una vuelta de tuerca a uno de sus vengadores con el fichaje de Taika Waititi (Lo que hacemos en las sombras), director bastante alejado de los antecedentes del personaje y más próximo al humor gamberro de Guardianes de la Galaxia que de las anteriores aventuras del superheroe.

Thor: Ragnarok sufre especialmente por su dificultad para encontrar una identidad propia, huyendo de la que le han otorgado al personaje hasta ahora, pero sin abrazar del todo la locura de su nuevo director. Así no encontramos un film enormemente fragmentado con el agravante de contar con un guión flojo e irregular.



Así el film se desarrolla en su comienzo de manera completamente atropellada, lanzando enemigos, amenazas y tragedias a la cara del espectador sin un mínimo desarrollo ni intento de ello. Puede que el mayor ejemplo de ello sea Hela, con la que el film no se molesta en desarrollar sus motivaciones y cuya presencia nunca deja la impresión de ser una verdadera amenaza física o intelectual para nuestra protagonista, es la villana que ha decidido el film y punto, imperdonable desaprovechar así a una actriz como Cate Blanchett. Algo similar ocurre incluso con ciertos momentos que deberían ser dramáticos y pasan sin pena ni gloria por el caos que es esta primera parte.

Por suerte cuando la acción se traslada a Saakar es cuando Thor: Ragnarok alza el vuelo, con la aparición de un inmenso Jeff Goldblum (lo mejor de la película de largo), la química entre Hulk y Thor en una especie de buddy movie imposible aprovechando la tremenda vis cómica de Chris Hemsworth y sobre todo la libertad absoluta de Waititi para desarrollar su humor absurdo y su estética pop y colorida. 
Es en este mundo psicodélico y tontorrón donde mejor se mueve el film, con un Thor casi paródico, un Hulk / Bruce Banner perfecto como sidekick e incluso por fin un interés amoroso a la altura después de sufrir a la sosainas de Jane durante dos películas. Si a esto le sumamos la naturalidad con la que la acción acoge al resto de secundarios de Saakar como alivios cómicos nos encontramos con los mejores momentos de largo del superheroe en la gran pantalla.
Me da por imaginar una unión de este dúo Thor / Hulk con los Guardianes de la Galaxia y se me hace la boca agua.


Y sin embargo el film decide abandonar el planeta Waititi y volver al mundo MCU, viaja del humor a lo trascendente, de la ligereza a la épica, y esto no es solo un error porque abandona el tono formal que mejor funcionaba si no porque deja al descubierto las carencias de su director que se maneja de maravilla en la comedia pero deja mucho que desear en la acción con un CGI de lo más chusco y mediocre.

Thor: Ragnarok es el descubrimiento del camino a tomar por un personaje hasta ahora perdido dentro del universo cinematográfico Marvel y el hecho de que la película tire de freno de mano y vuelva a la senda habitual (y errónea) también es la prueba de los peajes que hay que pagar por pertenecer a Los Vengadores, tal vez tras Infinity War existan esperanzas de disfrutar del hijo de Odin ya sin cuentas pendientes con el resto del MCU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario