lunes, 8 de octubre de 2018

Sitges 2018: Día 3 y 4

Salto temporal en el Diario de Festival, woow, que os creéis, esto es Sitges, aquí puede pasar de todo, de hecho si os dicen que no se puede hacer absolutamente nada durante el festival más que ver películas no os lo creáis, se puede incluso pasar un fin de semana en Barcelona y correr un triatlón, aunque ello conlleve este pequeño agujero negro en mi lista de visionados.

Así que la cosa va a ser cortita y al pie, el Sábado llegaba el momento meme del festival, y es que si, todos esperábamos con adoración ver lo nuevo de tito Cage. Sin embargo Panos Cosmatos ha dividido al personal de lo lindo y es que Mandy es casi más una experiencia sensorial que una fílmica, una historia simple y mil veces vista de venganza de un hombre por la muerte de su mujer se convierte en un viaje lisérgico hacia la locura en busca de unos fanáticos religiosos y una panda de moteros cenobitas. Evidentemente todo depende de si entras o no en el film, particularmente las imágenes de Cosmatos y la música de Johansson me han llevado a otro planeta y he disfrutado al máximo de la experiencia, pero entiendo también a quién el tripi no le haya sentado bien.



Turno para la que estaba apuntada en rojo por espectadores y organizadores como la película de terror del festival, o eso es lo que nos prometió Ángel Sala en su momento. Es cierto que Aterrados es por fin una propuesta de terror puro sin ningún tipo de rodeo ni excusas y eso se agradece y mucho en un festival que cada vez está abandonando más este género, sin embargo ese collage del terror producido por los sucesos paranormales que ocurren en varias casas de un vecindario y los momentos humorísticos de uno de sus protagonistas no me parece que terminen de encajar bien del todo, su propuesta es interesante pero no me parece que contenga ni una sola escena o momento que vaya a perdurar en mi memoria, le falta garra y personalidad para mi gusto.


Salida corriendo hacia Barcelona donde hubo mucha lluvia, un montón de kilómetros, un mar imposible y mucho alcohol, pero eso es otra historia.



Mas de 30 horas después y tras hacer malabarismos después del fin de semana conseguí encajar una de las películas fetiche de éste festival en mi horario y es que después de It Follows había muchas ganas de ver Under the Silver Lake, lo nuevo de David Robert Mitchell. Pero pasó lo que ya se sabe que a veces puede ocurrir en este festival, muchas horas sin sueño, unido a mi fin de semana fuera y el horroroso calor que hacía en el Auditori ha hecho que acabara cayendo en manos de Morfeo. Entre lo poco que ví esa mezcla de comedia surrealista, homenaje a la cultura pop y referencias hitchcockianas me estaba llamando la atención, pero entre cabezada y cabezada me perdía en el rompecabezas narrativo del film, por lo que leo la opinión está bastante dividida entre los maravillados por la compleja propuesta de Mitchell y a los que le ha parecido una estafa, habrá que recuperarla en mejores condiciones para poder opinar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario