viernes, 14 de agosto de 2015

Extinction

Extinction

Director: Miguel Ángel Vivas

Actores: Matthew Fox, Jeffrey Donovan, Quinn McColgan, Valeria Vereau, Clara Lago.

Guión: Miguel Ángel Vivas, Alberto Marini. Basado en la novela de Juan de Dios Garduño.

Productores: Jaume Collet Serra, Ignacio Fernández, Brad Luff, Emma Lustres, Borja Pena, Juan Sola.

Montaje: Jordi López y Luís de la Madrid.

Fotografía: Josu Inchaustegui.

Música: Sergio Moure.

Producción: Vaca Films, Ombra Films, Telefónica Studios, Laokoon Film Group, La Ferme Productions.


Basada en el best seller "Y pese a todo ..." de Juan de Dios Garduño y con la dirección de Miguel Ángel Vivas tras su éxito con Secuestrados, los trailers de Extinction y todo lo que podíamos ver y leer sobre ella la situaban como la gran apuesta de éste año dentro del cine de género español, sin embargo y lamentando mucho tener que decirlo, en ésta ocasión hay que darle la razón al refranero patrio y es que cuanto mayores sean las expectativas más dura sera la caída.

Extinction nos adentra en el desolador paisaje de Harmony, lugar en el que en dos casas contiguas se sitúan Jack, Patrick y Lu, los únicos tres supervivientes del apocalípsis zombi, pese a las inclemencias del tiempo y a lo extremo de su situación, las viejas rencillas y el odio entre ambos hombres hacen que la relación entre ambos sea imposible.
Así pese a lo espectacular del flashback inicial y la inevitable comparación que se puede establecer en los primeros minutos del film con el Soy Leyenda de Matheson e incluso con su versión cinematográfica de Lawrence y Will Smith, con detalle de cartelera de cine incluido (si en aquella ocasión acabo siendo revelador y ya estamos a la espera del estreno de Batman v Superman, esperemos que en ésta también lo sea), Extinction rápidamente busca su identidad propia situando el eje de la historia en el drama personal, intentando convencer al espectador de que el factor Z en ésta ocasión solo va a ser un ingrediente más de la trama pero que estamos ante una historia de personajes y no de acción o terror, aunque sin embargo el film recula al final para volver a sendas más convencionales en éste tipo de historias.




Los protagonistas son definidos en pocos minutos, desde un Jack incapaz de superar lo ocurrido y que se refugia en la protección de su hija, pasando por Patrick, solitario y obsesivo con su rutina para mantener la cordura, cerrando el trío protagonista con la pequeña Lu, rebelde, curiosa y desconocedora de los peligros que le acechan.

Extinction apuesta desde entonces por el in crescendo en la creación de la tensión tanto a nivel interno en el trío protagonista como desde la amenaza exterior que les hace volver a unirse. El principal problema es que la película es incapaz de dotar a los personajes de ninguna tridimensionalidad ni evolución en el arco de su historia, lo cual unido a la cantidad de estereotipos que adornan la acción y la previsibilidad de su desarrollo hace que sea difícil volver a conectar con el film tras una interesante primera media hora.

Los flashbacks se empeñan en dosificarnos la información de un pasado que somos capaces de adivinar prácticamente desde la primera escena, entorpeciendo la agilidad en el desarrollo de la acción y algunos puntos interesantes como ciertos brotes de locura en Patrick que podrían haber dado juego en la historia quedan difuminados según se va avanzando hacia una resolución tan típica como evidente e insatisfactoria.



Poco se le puede recriminar a Extinction a nivel técnico, con una excelente fotografía que aprovecha perfectamente la espectacularidad luminosidad de esos paisajes nevados y logrando un punto de claustrofobia en las oscuras escenas finales en el interior de la casa, la creación de las criaturas es otro de sus puntos fuertes, volviendo a un trabajo de maquillaje más artesanal y olvidándose del CGI e incluso Miguel Ángel Vivas logra algunas escenas visualmente muy potentes (para muestra la foto superior) pero sin embargo cuando se empieza a escarbar en el corazón de la película todo ésto se convierte en una bonita forma sin fondo.
Jeffrey Donovan en apenas ningún momento consigue transmitirnos esa sentimiento de odio y rencor irracional hacia su vecino y Matthew Fox se muestra demasiado frío e indolente en un papel que hubiera necesitado de alguien capaz de dotar de muchas más capas psicológicas al personaje, tal vez la pequeña Quinn McColgan sea la que mejor parada salga gracias a su frescura y naturalidad. Sobre Clara Lago poco que decir al margen de su excelente pronunciación en inglés (que no es poca cosa viendo los antecedentes con otros actores y actrices españolas) pero en el fondo tampoco tiene la culpa ya que su personaje es tan intrascendente e innecesario que podríamos eliminarlo de la trama sin que hubiera ninguna diferencia.



Reconozco no haber leído la novela de Juan de Dios Garduño por lo que desconozco si la previsiblidad de la trama y la dificultad del espectador / lector por empatizar con sus personajes ya provenían del libro, ha sido un error en la adaptación de Miguel Ángel Vivas y Alberto Marini o estamos de nuevo ante uno de esos casos de que lo que funciona en el papel no tiene por que hacerlo en la pantalla y es que la sensación final que deja la película es de gatillazo, de oportunidad desaprovechada, por que tras un interesante planteamiento inicial parece que el film tiene miedo a apostar por el drama personal donde los zombis y el paisaje postapocalíptico no son más que parte del ambiente que les rodea y decide volver a caminos más convencionales donde la guerra psicológica da paso a una historia de supervivencia ya vista una y mil veces, una pena.

Otras críticas de blogs amigos:

- Ocio en pocas palabras

- La Henryteca

- RavenHeart

- Cine de Patio

- Sitges Experience

- Game It por el amigo @BarrySpawn88

- Yo no me aburro

- La cabecita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada