jueves, 20 de agosto de 2015

Los 4 Fantásticos

Los 4 Fantásticos. Título original: Fantastic Four

Director: Josh Trank

Actores: Milles Teller, Kate Mara, Michael B Jordan, Jamie Bell, Toby Kebbell, Reg E. Cathey

Guión: Jeremy Slater, Simon Kinberg, Josh Trank.

Productores: Matthew Vaughn, Hutch Parker, Robert Kulzer, Simon Kinberg, Gregory Goodman.

Montaje: Elliott Greenberg y Stephen E Rivkin

Fotografía: Matthew Jensen.

Música: Marco Beltrami y Philip Glass

Producción: 20th Century Fox, Marvel Entertainment y TSG Entertainment.


Los 4 fantásticos es una de las producciones que más interés han suscitado en el último año, probablemente a la altura de Vengadores: La Era de Ultrón o Star Wars: El Amanecer de la Fuerza, esto que en un primer momento os puede sonar exagerado, no deja de ser cierto si uno se para a reflexionar sobre ello, y es que la caótica producción del film, el celo de la productora por mostrar material promocional de la película y los rumores sobre el comportamiento de Josh Trank en el rodaje, ha hecho que un run run se esparciera por las redes sociales, probablemente nunca se hayan visto tantas ganas de despedazar a una película como en éste caso.

Fantastic Four probablemente podrá pasar a la historia como ejemplo de todo lo que puede hacerse y salir mal a la hora de realizar una megaproducción de superheroes, en primer lugar las prisas de la Fox por realizar la película antes de que caducaran sus derechos y tuviera que devolvérselos a Marvel lo cual aceleró el proceso de escritura de guión y preproducción, unido a sus ansias por crear otra franquicia superheróica que unir a los X Men para conquistar la taquilla. Para tal empresa se decidió contratar a Josh Trank, joven director que había impresionado a público y directivos con su opera prima Chronicle, lo que nadie podía imaginar es que el rodaje iba a convertirse en un infierno que algunos han llegado a comparar con el ya mítico de Apocalypse Now (palabras mayores), habitaciones de hotel destrozadas, peleas en el set entre Trank y Milles Teller, rumores del director llegando ebrio al rodaje, grabación de nuevas escenas una vez terminado el rodaje porque no había material necesario para completar la película, actores que se niegan a asistir a las regrabaciones, el director renegando del film por Twitter y críticas en EEUU que la califican como uno de los peores bodrios de los últimos tiempos.



Es por todo ello que hay que reconocer que es difícil intentar ver la película de un modo objetivo alejándose de todo ese ruido mediático, es casi imposible encontrar otro film hacia el que se haya volcado tal grado de haterismo y es que parece que machacar a Fantastic Four ha sido uno de los deportes preferidos de los amantes del cine de superhéroes durante éstos meses.

Tal vez por ésta razón sorprende aún más que cuando la comienzas a ver no te encuentras con esa basura infecta que esperabas, si, tal vez el guión sea un tanto perezoso a la hora de crear los personajes o incluso dar explicación a los sucesos que van haciendo que la trama avance, todo requiere de una complicidad del espectador que nunca logra para dejar pasar que en un concurso de ciencia de un instituto se halla la clave de los viajes dimensionales, que Doom es un villano porque si, o que directamente hay personajes que ni se toman la molestia de desarrollar como Johnny Storm o Benn Grimm, pero a pesar de todo eso y no poder huir de la plantilla de película de orígenes de superheroes, la película avanza e incluso parece que Josh Trank intenta buscar su propio camino, funcionando mejor como scifi en una especie de Contact adolescente que como acción superheroíca.

Si consigues dejar pasar todo eso, porque no nos engañemos, la película sigue siendo lenta, sus personajes desconocen el significado del carisma, la acción brilla por su ausencia y en el fondo te da igual todo lo que pasa porque nadie se ha molestado en hacer que te importe, puedes llegar incluso a concebir ciertas esperanzas, porque esperabas una basura y solo estás encontrando una película aburrida, incluso puedes reconocer el gérmen de algunas ideas interesantes aunque mal ejecutadas, la utilización de los 4F como arma militar, el drama de Ben Grimm ante su situación (vale que es un personaje que sale de la nada absoluta pero podría haber tenido un arco interesante), el sentimiento de culpabilidad de Reed Richards, hay cositas, indicios de que tal vez había una posible película ahí, sin embargo y tras la primera y casi única decente escena de acción en la selva, llega el apoteosis, el desastre, y cuando digo ésto me refiero a niveles Troll 2, cuando el pestazo a basura que comienza a echar Los Cuatro Fantásticos ya es insoportable.



Es tal el despropósito que debería estudiarse en las escuelas de cine, estamos hablando de escenas que parecen rodadas por cualquier YouTuber amateur, el momento dramático, el conflicto que da comienzo al tercio final del film (verdadera razón para que la consideremos un esperpento) es tan ridículo que más que impactar se convierte en gracioso, los actores dejan de actuar si alguna vez lo han hecho y comienzan a leer líneas de guión mirando a la cámara dejando claro donde están las escenas regrabadas (y recordando de nuevo el rumor de que Josh Trank no entregó material suficiente para completar el film y tuvieron que ser los productores los que se encargaran de las últimas escenas), hay momentos en que ni siquiera la música encaja con lo que estamos viendo, los conflictos en el grupo que se habían planteado se resuelven como por arte de magia sin que nadie te de ninguna explicación, la batalla final contra Doom dura como 40 segundos y se resuelve prácticamente con un golpe, ¿sabéis lo que es un final épico de esos de dejarte la piel de gallina?, bien pues Fantastic Four es absolutamente todo lo contrario, más cercano a un tráiler que a la resolución de un largometraje, entre un montaje caótico con cortes a negro, escenas que realmente parece que ni siquiera están terminadas y un final tan acelerado que prácticamente ni siquiera te das cuenta que ha llegado finaliza ésta "película" y entonces vuelves a recordar todos sus problemas de producción, y es que la impresión final es que le faltan al menos un par de pulidos al guión, otros dos meses de rodaje y un montaje completamente diferente para conseguir algo que se pudiera acercar al horror dirigido por Tim Story y que ésta nueva versión casi convierte en obra de culto.

Y si, es una pena decirlo, pero en ésta ocasión los rumores eran ciertos, puede ser debido a la dudosa actitud de Josh Trank en el rodaje, puede ser al exceso de celo controlador de la Fox en la película, a que las prisas nunca son buenas consejeras, a lo que sea, pero el resultado es que una película que en su primera mitad podría acercarse al aprobado raspado e incluso con algunas ideas interesantes, llega a niveles tan bajos en su tercio final que la convierten en una de las peores películas que se han estrenado en los últimos tiempos.

Otras críticas de blogs amigos:

- Cine de Patio

- La Henryteca

- La Cabecita

- Ocio en pocas palabras

- ConstantCine

- Los lunes seriéfilos

- Fan Cine Blog II

- Menuda Frikada

- Motel Purgatorio

- Noche de Frikis

- Amigos del Cine

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada